Tyranny – Análisis

1071

¿Fatigado de las habituales historias de héroes y villanos? Tyranny, la nueva aventura de rol de los autores de Pillars of Eternity, apuesta por un relato único, sorprendentemente oscuro, que muestra la peor cara de la humanidad. Los malos han ganado, el mundo es una ruina, y en ese contexto, el juego para videoconsolas de Obsidian plantea hacer en frente de horribles decisiones morales difíciles de olvidar. Análisis.

Estamos tan acostumbrados al maniqueísmo; al bueno o malo, blanco o bien negro, que cuando en una aventura de rol te plantan frente a una difícil resolución ética raras veces dudas. ¿Quieres ser héroe o villano? Habrá consecuencias, riesgos que asumir, mas al final, casi todo se reduce a esa cuestión. Tyranny es distinto. Se mueve por un terreno más obscuro, más retorcido, llevándote prácticamente por obligación a cometer atrocidades por un bien mayor. Es el relativismo moral en su máxima expresión, y es también una de las razones por las que este RPG de Obsidian es tan sorprendentemente bueno a nivel narrativo. La solución a los problemas que plantea, la contestación a los dilemas con los que te ataca, es tan compleja, tan retorcidamente atroz, que es casi imposible que no te afecte a un nivel sensible.

Hagas cuanto hagas alguien sufrirá; y si no, vas a ser quien pague las consecuencias en este obscuro planeta de fantasía que bien recuerda las deudas contraídas. Es posible que no lo notes al principio; que “fastidiar” a un conjunto de mercenarios no tenga repercusiones claras… hasta que llega ese instante de gran necesidad, vuelves a encontrarte con ellos, y por unas u otras razones terminas enzarzado en una pelea superflua. No siempre la respuesta es tan obvia. La sutileza con la que los autores de Pillars of Eternity reflejan todas y cada una de nuestras decisiones es simplemente magistral. Te sientes en un mundo vivo, en constante evolución, que se amolda con gran realismo a cada paso que das. Pocos juegos le igualan.

La ley del tirano

Decidir sobre la vida o muerte de las personas cobra en este juego un viso terrorífico. Acá los malos ya han ganado, son ellos quienes rigen el mundo de Terratus, así que matar a un inocente es lo más suave que os plantearán hacer. ¿Está bien? ¿Mal? La grandiosidad de Tyranny es que huye de este simplismo. Cometerás actos viles y de alguna forma procurarás justificación a tales atrocidades. Abrasar una aldea, con sus habitantes dentro, puede ser la única forma de salvar a miles y miles de inocentes. O al menos es la patraña que te afirmas a ti. Es perturbador, y a la vez fascinante, de qué manera Obsidian juega con tu cabeza enfrentándote, una y otra vez, a situaciones en las que hagas lo que hagas siempre y en toda circunstancia morirá alguien. ¿Significa esto que no puedes

hacer el bien? ¿Qué lo malos ganan sí o sí? La contestación es no.

Tyranny análisis

Además del aspecto físico y sus habilidades, hay que perfilar el trasfondo argumental del protagonista. Esta decisión marcará cómo nos ven otros personajes.

Con una asombrosa libertad de acción, en Tyranny puedes incluso posicionarte en favor de aquellos contra los que luchas; ser compasivo con los rebeldes que han atrevido alzarse contra tu amo, el desalmado Kyros, y de alguna forma batallar por devolverles la libertad. Esto, claro, tiene consecuencias. Ya lo decía antes. Terratus es un planeta que jamás olvida. Podrás hacer lo que quieras pero, al final, te granjearás la enemistad de ciertas muchas facciones que pueblan este excelente cosmos de fantasía. Incluso en los ejércitos del déspota hay grupos con sus motivaciones y formas de actuar que buscarán, de forma constante, tu favor. ¿No se lo das? Entonces se mostrarán agresivos, poco motivados a ayudarte… o hasta ¡te atacarán!

Tyranny PC

El argumento es tremendo. Épico, oscuro y maduro

Así de genial es el embrollado mundo en guerra que Obsidian ha construido con un sublime pulso narrativo. La historia es emocionante, épica, obscura en los temas que trata y muy madura en la manera en la que lo hace. Por instantes me ha recordado al recordable Planescape: Torment por la importancia que otorga a la narrativa y las innumerables ramificaciones que nacen de todas y cada una de nuestras resoluciones. Hay tantos caminos por explorar, tantas posibles contestaciones que ofrecer, que completado el viaje desearéis regresar a gozar de la apasionante acción de Tyranny.

Tyranny

Cada decisión, por pequeña que parezca, tiene consecuencias en un planeta donde, a la mínima, te juran odio eterno. En este sentido, ¡Tyranny es excelente!

Lástima que cuando mejor se ponen las cosas, y más épica se vuelve la historia, todo termina dejándote con una extraña sensación agridulce. La aventura es fantástica, increíble, mas no tiene un desenlace a la altura de las exceptivas que ella misma genera. Lo mismo ocurre con los aliados de nuestro protagonista. La mayor parte posee un trasfondo argumental digno de loa, especialmente Barik, pero no se ahonda lo suficiente en él; tienes los ingredientes, los elementos necesarios para crear una historia capaz de dejarte sin palabras… y casi que pasas de puntillas sobre ellos.

Suena más grave de lo que es realmente, puesto que como decía, a nivel argumental Tyranny es un videojuego increíble, de lo mejor que se ha escrito en los últimos años; pero cuesta no sentirse desilusionado cuando ves de forma tan clara su potencial.

Tyranny PC

Furia del guerrero

A nivel jugable lo nuevo de Obsidian ofrece justo lo que pedían los apasionados. Rol de la vieja escuela, del bueno, del que da gran libertad para que personalices al detalle los

atributos y habilidades singularesde los protagonistas. En este sentido, a diferencia de Pillars of Eternity, Tyranny rompe con los tradicionales arquetipos. Un mago puede curar y agredir con la misma eficacia, de exactamente la misma manera que un guerrero puede portar un enorme mandoble y al unísono, ser ducho en el manejo del arco. Todo depende de nosotros, de de qué manera invirtamos los puntos de experiencia y ¡ojo!, asimismo de de qué manera encaramos la propia acción. Es otra de las grandes novedades.

Tyranny

Explosiones curativas, tormentas eléctricas con algo de lluvia ácida, provocar muertes por ahogamiento… crear tus propios hechizos es una opción fabulosa.

En la línea de la serie The Elder Scrolls, cuanto más empleas un arma o acciones como la diplomacia mayor es tu eficiencia con ellas. De esta forma los personajes evolucionan de forma natural, fluida, adaptándose con perfección a tus preferencias. Sus efectos se dejan apreciar sobre todo en las peleas, pero asimismo tienen su peso durante la exploración de los escenarios. Dependiendo de nuestro intelecto, de nuestra fuerza física y dotes dialécticas, vamos a tener acceso a unas u otras alternativas que, en muchos casos, nos evitarán entablar batalla. Y si no queda más remedio… ¡a la guerra se ha dicho!

Conserva prácticamente íntegro el sistema de combate de Pillars of Eternity

Tyranny conserva prácticamente íntegro el sistema de combate de Pillars of Eternity, aunque también aporta novedades como los ataques combinados, que dotan a la experiencia de un sabor diferente. Las batallas son más rápidas, directas y apasionantes, pero asimismo pierden una parte de ese toque estratégico que definió al precedente RPG del estudio. Hay menos habilidades entre aquéllas que escoger y menos combatientes a los que guiar (4 en frente de los seis de PoE), lo que puede desilusionar a ciertos. Aunque es emocionante aniquilar a los enemigos con nuevos y locos hechizos, la muerte por ahogamiento es brutal, se echan en falta más opciones pues, en un medio plazo, las riñas se sienten algo repetitivas; como un trámite a superar con tal de proseguirse disfrutando del emocionante viaje que plantea el juego

Tyranny PC

Como en Pillars of Eternity vamos a ser dueños de un bastión con interesantes opciones estratégicas. Conforme actuemos y forjemos alianzas o bien enemigos, conseguiremos nuevas habilidades.

Nadie debería perdérselo. Por la brillantez de su argumento, mas asimismo por su gran diseño artístico. El anárquico mundo de Terratus, con ese toque sombrío, deprimente, es un lugar en el que da gusto perderse. Alucino con los escenarios, con su variedad y atención por el detalle; mas asimismo he vibrado de emoción a lo largo de las batallas, contemplando oponentes chillar y correr con los brazos en alto mientras ardían. Todo en Tyranny desprende un aroma macabro, horrible, que en ciertos momentos puede aun hacerte sentir incómodo. Hasta la música, con tonos épicos mas también oscuros, dramáticos, te mete de lleno en la acción como pocas aventuras de rol han hecho antes.

No deseo olvidarme tampoco de la traducción al español, puesto que esta es fabulosa, e imprescindible para disfrutar de las innumerables líneas de texto que dan vida a este obscuro cosmos de fantasía que, para qué exactamente engañarnos, ¡espero visitar en el futuro! Aún tiene un gran potencial por explotar y absolutamente nadie como Obsidian para hacerlo.

Comentarios