Steep – Análisis

1157

Sin barreras ni límites, solo y la montaña. Ubisoft planta los cimientos de una enorme experiencia deportiva en la nieve pero, a pesar de las muchas y buenas ideas que definen a Steep, su nuevo juego no alcanza la excelencia a la que nos tienen habituados. Es divertido y por instantes, asimismo apasionante, mas se echa en falta algo más de variedad y complejidad en su acción. Análisis de Steep.

Hay algo excelente en Steep. Cada vez que coronas una montaña, y te sitúas al filo del abismo, tu cuerpo te pide a gritos lo que absolutamente nadie en su juicio haría. ¡Salta! ¡Déjate caer! Y allí que vas. Te lanzas con tu tabla de snow. Te deslizas por la nieve sorteando árboles, rocas o lo que sea se cruce por el camino. No para superar los más de 100 retos que incluye el juego para videoconsolas o batir la marca de otros jugadores, que como es natural, sino, más bien, por simple diversión, por puro placer. Apasionados de los deportes extremos en la nieve, el gran logro de Ubisoft Annecy es contagiarte de esa emoción, de ese sentido de aventura que te impulsa, una y otra vez, a saltar al vacío. A dejar tu impronta en ese gran y precioso mundo virtual que puedes explorar con total libertad.

Casi que no hay límites. Si puedes verlo, puedes visitarlo. El propio juego te avisa de ello. Hay un trazado oficial, una senda preestablecida, mas nadie te fuerza a proseguir ese camino. ¡Rompe las reglas!, prosigue tu instinto, que en Los Alpes los valientes se lo pasan mucho mejor. Una idea estupenda, el santísimo grial para cualquier aficionado al deporte, pero que no obstante no termina de marchar tan bien como desearíamos. Es entretenido, lógicamente que sí, pues hay pocas sensaciones más gratificantes que deslizarse por una gran pendiente sin saber verdaderamente qué te espera al final del trayecto; pero como explico en esta review, a Steep le falta algo más de dificultad en su acción. Transcurridas unas horas, por genial que suene lo de vivir tu propia aventura, la experiencia se torna algo monótona.

Sorprende hablar en estos términos cuando este es un juego para videoconsolas que, ya de primeras, te da la opción de practicar 4 deportes, que en los próximos meses serán más con la llegada de los contenidos adicionales.

Sin embargo, si bien en líneas generales te lo pasas bien con cualquiera de ellos, hay retos que divierten y otros que, simplemente, no lo hacen. El parapente, por servirnos de un ejemplo, es una experiencia gratificante; está genial para disfrutar de las vistas, para explorar con mayor sencillez las cimas montañosas, mas alén de eso no termina de saciar las esperanzas.

Es curiosamente el deporte más complejo, puesto que en él se tienen presente las corrientes de aire para impulsar el vuelo, pero ni Ubisoft hace mucho para explicarlo, ni tampoco las pruebas que se proponen son un entretenimiento digno de mención.

Steep análisis

La vista en primera es muy espectacular, pero poco útil en lo jugable. Marea más de la cuenta, con lo que la reservaremos para las reiteraciones.

Cuando te subes a una tabla de snow o bien apuestas por el esquí, dos pruebas prácticamente idénticas, la cosa mejora… si bien con matices. La sensación de velocidad, los saltos gimnásticos y el propio diseño abierto de las pistas es genial; cuesta no emocionarse cuando desciendes la montaña como una bala. Mas hay una problema, el sistema de control, que no es todo lo preciso que debiera. A mí por lo menos me ha resultado frustrante en más de una ocasión. En especial cuando brincas, procuras ejecutar una cabriola, y el atleta se queda rígido como un palo pues, afirman, has actuado tarde. ¡Pues no! He hecho justo lo que se esperaba, y la reacción no ha sido la deseada. Y mira que he practicado; mas nada, ahí sigo, sufriendo a veces esta horrible inacción. Algo que, claro, tiene consecuencias cuando buscas la mejor puntuación posible en las pruebas de acrobacia.

Steep PS4

Es un juego valiente que recupera un género casi olvidado

Tampoco termina de convencerme el motor de física. Normalmente las sensaciones sobre la nieve son buenas, mas hay momentos en los que el personaje no termina de contestar bien ante ciertas superficies: cuando se cruza con rocas o bien un terreno más irregular de la cuenta, por servirnos de un ejemplo, comienza a flotar y saltar extrañamente, dificultando enormemente su manejo. También al ejecutar acrobacias su respuesta no siempre es del todo buena, con lo que habrá ocasiones en las que, por unos u otros motivos, acabes dándote de bruces contra el suelo. Es cómico. Aunque duela verlo te ríes por el hecho de que hay tortas que merecen ser grabadas, mas cuando esto pasa de forma continua el chiste pierde la gracia… y esto le ocurre a Steep.

Steep

Hay una gran variedad de objetos productos cosméticos que podemos comprar con el dinero con el que se nos recompensa a lo largo de la partida, o superando retos concretos.

Hay muchas cosas buenas que encomiar. La experiencia, como tal, es casi única en el género. No recuerdo ningún juego para videoconsolas de deportes que te ofrezca semejante libertad de acción; que te deje suelto por un amplio mundo abierto para que disfrutes como quieras de esta gran aventura. El problema, a pesar de lo apasionante de la idea, es que aburre a las pocas horas. La acción es muy simple y el juego, normalmente, demasiado monótono. Los retos que plantea son pruebas en su mayor parte insípidas. Carecen de la emoción de otros títulos como SSX o bien el tradicional 1080° de Nintendo 64, y esto termina por pasar factura.

Steep PS4

El frenetismo y la intensidad de las pruebas con el traje con alas, conocido como wingsuit, te hará vibrar de emoción; también compartir experiencias con otros jugadores a los que vas a ver ahí, en tu mismo planeta de juego, como si tal cosa. Grabar tus mejores actuaciones, editarlas y mostrarlas a todos; incluso crear tus retos con un fácil editor de pistas. Los cimientos son excelentes, hay un potencial increíble, mas Steep se queda en eso, una gran base a la que le ha faltado un mejor recubrimiento. Y no, no hablo de los gráficos, que en este punto, cumple con lo esperado. La inmensidad del escenario, el nivel de detalle de muchos de sus trazados, la iluminación, los efectos de partículas, ¡la fluidez a la que funciona en computador!, con 60 imágenes por segundo… de verdad que el juego logra trasladarte a Los Alpes y, a su modo, aun con sus pegas, te invita a explorar con ávida pasión cada rincón de este imponente paraje.

Steep

Las Historias de la Montaña son misiones espaciales con una fuerte carga narrativa. Describen el lugar por el que te mueves, en perfecto español, de forma poética.

No siempre es fácil debido a una complicada interfaz de usuario que, sí, sobre el papel suena genial, pero en la práctica, no es intuitiva. Me refiero a ese gran mapa general que da acceso a los retos. La idea es excelente, asimismo vistosa, pero cuando tienes tantos desafíos por delante, y todos se agolpan en pantalla, echas en falta un filtro que te permita organizarlos; separarlos por el tipo de prueba, dificultad, los que has superado y con qué medalla, etc.

Con lo bueno y lo malo, habrá que ver qué tal evoluciona el juego con la adición de nuevos deportes y más retos. La experiencia se disfruta, más en compañía de otros amigos, mas no tanto como aguardábamos con una idea de fondo tan fantástica. Como apunte final, resulta conveniente remarcar que Steep requiere de conexión permanente a Internet, algo que tal vez no agradará a todos.

Comentarios