Space Hulk: Deathwing – Análisis / computador

168

Una lucha sanguinolenta, brutal, frenética, contra cientos, miles de criaturas monstruosas. Suena épico, en ciertos momentos lo es, pero Space Hulk: Deathwing ha perdido la ocasión de convertirse en esa gran referencia de la acción cooperativa que anhelaban los seguidores de Warhammer 40.000. El juego de Streum On Studio tiene mucho potencial, y una gran ambientación, pero falla en lo más importante: no acaba de ser ameno. Análisis.

Prometedor, sí, pero poco más que eso. Esta es la dura realidad que define a Space Hulk: Deathwing. Lo tenía todo para convertirse en un gran videojuego de acción cooperativa, ¡que te encara a hordas de Tiránidos en estrechos cruceros espaciales!, mas por épica y apasionante que suene esta lucha por la supervivencia, por fascinante que resulte encarnar a un Marine Espacial y combatir hasta la muerte en nombre del Emperador… no lo es en lo más mínimo. Por desgracia esta es una experiencia tediosa y repetitiva que sí, divierte en su justa medida, pues al final disparas sin tregua contra cientos y cientos de monstruos, pero no lo bastante para recomendar su adquiere en estos momentos. Hay potencial y espacio para la mejora con futuras actualizaciones, mas sinceramente, creo que su mayor problema no radica en los errores técnicos o bien su nefasta optimización; simple y llanamente, no es entretenido.

Desde que empiezas la partida hasta el momento en que concluyes la campaña, el videojuego de Streum On Studio no varía ni un ápice en su acción; no aporta ni una chispa de emoción. ¡Es siempre y en todo momento lo mismo! Combates, combates y más combates carentes de ánima, de esa épica que esperas de un enfrentamiento como este, con enjambres Genestealers hostigándote sin cesar. Todo es demasiado simple, todo es demasiado repetitivo. Y no, no le pido puzles, pero sí que transmita algo; que te haga tremer de temor frente a la llegada de los contrincantes, como ocurre en el juego de mesa original, o vocear de emoción cuando sales ileso de la refriega. Nada de eso ocurre. Disparas, corres y golpeas con tu espada… mas no te sientes una parte de la lucha, es casi como una acción rutinaria; el juego no logra imbuirte de ese espíritu combativo, heroico, que por ambientación y estética tenía tan fácil generar.

Se nota que sus responsables son genuinos apasionados del cosmos

Warhammer 40.000. Cada escenario, cada rincón del lúgubre acorazado espacial por el que nos movemos está recreado con un mimo exquisito. Aun la

historiasin ser un prodigio, termina enganchando aun cuando semeja destinada solo a saciar a los entusiastas de la franquicia. No es suficiente. Basta echar la vista atrás, fijarse en el gran

Warhammer: The End Times – Vermintide, para apreciar las diferencias. Ambos apuestan por un mismo estilo de juego; son muy directos en su acción, intensos, hasta cierto punto, caóticos… mas mientras uno te hace vibrar de emoción, el otro casi que te aburre.

Space Hulk Deathwing análisis

La historia ha sido desarrollada por uno de los escritores más importantes del cosmos Warhammer, el veterano Gav Thorpe.

Las oleadas de Genestealers son pura rutina. Llegan, los matas y prosigues adelante. No hay épica ni realmente nada más que eso, disparos, tiroteos sin ton ni son contra unos oponentes no demasiado inteligentes que piden a voces morir. Todo está preparado para sumergirte en combates legendarios, y no obstante, estos son insípidos a más no poder. Da lo mismo que los oponentes ataquen en masa; que haya tantos, que casi no veas ni lo que tienes delante. Disparas, corres y vuelta a empezar. Siempre y en toda circunstancia es exactamente lo mismo. No hay prácticamente variaciones en la lucha, ni en el momento en que te enfrentas a monstruos capaces de emplear armas. Y esto es terrible; aunque Space Hulk: Deathwing atrapa gracias a su ambientación y gran estética, no va a pasar mucho antes de que el aburrimiento se haga de apreciar.

Space Hulk Deathwing PC

No hay épica ni verdaderamente solamente que eso, disparos, tiroteos sin ton ni son

Ni ni siquiera su multijugador cooperativo para cuatro personas mejora las sensaciones. Al final el problema es de base. La acción es demasiado simple. Y eso que tienes varios personajes entre los que elegir, cada uno con sus habilidades y destrezas: puedes machacar Tiránidos a golpe de maza, utilizar armas, los poderes psíquicos de un Bibliotecario, o bien aun convertirte en el médico del conjunto. La premisa, como todo en esta obra, es fabulosa, mas la ejecución es realmente pobre. Hasta el diseño de escenarios ofrece una de cal y otra de arena. Son enormes laberintos con una estética brutal, la ambientación es genial, mas están plenamente vacíos; no hay nada que hacer en ellos, son estáticos a más no poder.

Space Hulk Deathwing

En la campaña tenemos tres árboles de talento donde progresar las habilidades de nuestro Bibliotecario. La opción se mantiene, con matices, en el multijugador.

Reconozco que me gusta la sensación de caminar perdido, de no saber exactamente por dónde tirar, mas el juego no saca partido de ella. Hay muchos caminos por recorrer, mas solo uno bueno. ¿Qué hay en las otras zonas? Nada. O sí. A veces podéis encontrar alguna apreciada reliquia, pero la norma es que no encuentres nada. Que luches contra algún enemigo y te toque regresar sobre tus pasos. Es frustrante. Porque además de esto, y es lógico, tu Marine Espacial se mueve lenta y pesadamente. Con lo que el viaje puede transformarse en una experiencia realmente tortuosa… y no por los motivos que debiese. Así que es muy difícil no sentirse desilusionado. Había material de más para crear un increíble y apasionante juego para videoconsolas de acción cooperativa, pero rara vez, a lo largo de la partida, vas a vivir situaciones que se le parezcan. Y es doloroso.

Space Hulk Deathwing PC

Bloquear una puerta justo antes de que el enjambre arrase con todo es uno de esos instantes épicos que cualquier aficionado al juego de mesa recuerda con cariño. La opción en Space Hulk: Deathwing está presente, pero, una vez más, no se aprovecha lo más mínimo. Ya lo afirmaba ya antes. Al final los combates son pura rutina. No son emocionantes, no transmiten nada. Culpa de una pobre inteligencia artificial, sí, mas asimismo, de una extremada simpleza que no le hace ningún bien al videojuego. Tampoco los fallos técnicos que en estos momentos le afectan, sobre todo en su vertiente multijugador. Salidas al escritorio, caída de los servidores, opciones que no marchan como debieran… tras las pruebas beta, y las críticas recibidas en aquel entonces, lo razonable es que estos fallos no estuviesen acá, y no obstante ahí están.

Space Hulk Deathwing

Si juegas en solitario, dos bots te acompañarán durante la partida: un tanque y el médico. Puedes equiparle con las armas que desees, pero hay pocas opciones.

También la optimización deja mucho que querer. Hay a quien le marcha todo bien, pero son los menos; basta echar un vistazo a Steam para revisar las críticas que está recibiendo el juego. Es demasiado exigente, y aun en equipos con potencia de más, se ralentiza en instantes puntuales de la partida. Una vez más, es una lástima. Tomando como base el Unreal Engine 4, el acabado gráfico de Space Hulk: Deathwing es bastante bueno; de veras que anima a explorar cada rincón de los lúgubres pecios espaciales en los que te adentra. Asimismo a nivel sonoro, si bien no es un prodigio, el juego cuenta con un gran doblaje al inglés (textos en español) que ha recurrido a actores conocidos del universo Warhammer, que anteriormente han grabado audiolibros de la saga. Tanto cariño puesto en algunos detalles y tantos descuidos en otros aspectos; esta es la triste realidad del juego.

Comentarios