Planet Coaster – Análisis

1278

Construir tu propio parque de atracciones, sin límites, con enormes montañas rusas y grandes espectáculos. ¿Quién podría resistirse a algo así? Planet Coaster te permite crear tu particular Disney World con una sorprendente libertad de acción. Crea, gestiona y comparte tus obras en este entretenido juego para videoconsolas de gestión, obra de los autores del clásico Rollercoaster Tycoon tres. Análisis.

Todos llevamos un niño en el interior. No importa la edad. Está ahí, oculto, pidiendo a gritos un tanto de atención; siempre y en toda circunstancia en pos de esa diversión sana que lo haga salir de nuevo a la luz. Sentaos, pues, a jugar con Planet Coaster y veréis lo veloz que aparece. Es como regresar a la infancia. Uno de esos juegos que te hacen sonreír por el hecho de que sí, por el hecho de que no precisan solamente que una enorme premisa, una idea fantástica, para divertirte como pocas obras logran. ¿Recuerdas la primera vez que visitaste un parque de atracciones? Toda esa ilusión, la inenarrable alegría por estar en un sitio único, por de esta forma decirlo mágico, se ve de manera perfecta reflejada en este juego de administración que te permite construir, con una libertad pasmosa y gran gracia, tu propio parque temático. No existen límites alén de los que mismo te impongas; la creatividad manda, y es gracias a ella que este sucesor espiritual del tradicional Rollercoaster Tycoon tres se ha transformado en un título tan especial.

He diseñado montañas rusas imposibles, tan locas, tan disparatadas en su trazado, que absolutamente nadie en su juicio montaría en ellas; no por lo menos si desea preservar la comida en el estómago. Pero me da lo mismo. Yo me monto y disfruto del viaje porque es mi creación; mi gran obra, mi particular Disney World con piratas, espectros y alienígenas pululando de aquí para allá. Esa es la grandiosidad de Planet Coaster. Te permite crear mundos de ensueño; parques de atracciones tan increíbles, tan divertidos, que cuesta horrores no dejarse llevar por la emoción. Hay tantas posibilidades, tantas opciones al alcance de un solo click, que mi niño interior no ha dejado de chillar de alegría desde exactamente el mismo instante en el que comencé mi primera partida. Cómo no hacerlo si merced a sus potentes herramientas de edición, que son una genuina maravilla, ciertos apasionados ya han creado atracciones ¡dentro de una gigantesca Estrella de la Muerte!

Basta echar una ojeada al trabajo de otros jugadores en Steam Workshop para comprender lo lejos que se puede llegar con este juego para videoconsolas. Yo tan feliz, creyendo que había construido el mejor parque de atracciones de todos y cada uno de los tiempos… y de súbito ¡ encuentro esto ! ¡O bien esto otro !, y me doy cuenta de lo mucho que me queda por aprender. Pero lo hago feliz, contento, por el hecho de que en Planet Coaster el entretenimiento jamás decae. Siempre hay nuevas formas de sorprender a los visitantes con atracciones más espectaculares, con montañas rusas más grandes y, sobre todo, con una decoración más original y llamativa. Es importante esto último, pues la estética es uno de los grandes reclamos con los que atraer la atención de los clientes.

Planet Coaster análisis

Es increíble la libertad que tienes para diseñar la montaña rusa de tus sueños; además del trazado, ¡también puedes crear alucinantes efectos especiales!

Por excelente que sea una de tus atracciones, por increíble que te parezca, si alrededor no hay nada, difícilmente el público acudirá al sitio. Hay que crear diversión por todas partes. Cuantas más sonrisas, más hamburguesas y regalos venderéis; y a mayor espectáculo, más fácil será que los clientes soporten la espera en las colas. Y me chifla. Adoro ese toque realista; el modo perfecto en el que la gente se comporta dentro de tu parque de atracciones. Además de esto hay tantas opciones con las que decorar, tantas posibilidades de personalizar edificios y sus aledaños, que es imposible no pasarlo bien poniendo tiendas aquí y allá, embelleciendo caminos con flores y plantas exóticas, o creando espectáculos como una lucha entre piratas y el temible Kraken.

Planet Coaster PC

Hay tantas posibilidades que mi niño interior no ha dejado de chillar de alegría

El límite está en tu imaginación. Es la habitual oración rimbombante con la que suelen venderte algunos juegos, pero en un caso así es la pura realidad. Es verdad que hay menos atracciones que las que incluía el recordable Rollercoaster Tycoon 3 ya antes aun de percibir sus expansiones, lo que en un medio plazo le resta algo de atractivo, pero la pasión y creatividad con la que los propios apasionados están dotando de vida al juego hacen de este un inconveniente menor. ¡Día tras día hay nuevas creaciones! Es lo bueno de contar con unas herramientas de trabajo tan profundas y a la vez simples de manejar. Te bastarán un par de minutos para hacerte con ellas merced a una enorme interfaz de usuario, que es sencilla, agradable a la vista, con mucha información en su interior mas a su vez, bien presentada, sin asediar al usuario con datos. Tiene mérito.

Planet Coaster

Si sonríen ¡es que se lo pasan a lo grande! Es fundamental si deseas que gasten dinero en regalos, comida o bien hasta pagando por acceder a las atracciones.

Puede que la primera vez que edifiques una montaña rusa sientas miedo; hay que tener en cuenta la velocidad, la inclinación de los rieles, la fuerza G, los giros imposibles y acrobacias para reducir al mínimo las náuseas, al unísono que buscas acrecentar la emoción, mas con la práctica, poco a poco, crearás obras más espectaculares y fiables. Notarás tu progreso. Y esta es una sensación maravillosa. Más en el momento en que te montas en tu propia atracción y disfrutas del viaje en primera persona. ¿Os sabe a poco? A mi terminó de convencerme la posibilidad de edificar una enorme atracción bajo tierra, en un complejo planeta subterráneo con sus monstruos y demás misterios.

Es una de las cosas que aprenderás en el Modo Carrera, que actúa como gran tutorial donde aprender lo básico. No existen muchas misiones a las que hacer frente, mas estás por lo general están bastante bien y suponen un reto agradable, como salvar de la bancarrota la empresa. Lástima que a nivel de gestión económica Planet Coaster se quede algo corto en comparación con otros competidores. Tiene detalles que me parecen excelentes, como contratar campañas publicitarias o bien los pases vip, que dan acceso a las atracciones sin precisar hacer cola; mas en líneas generales hay poco que administrar y cuanto más avanza la partida, más se nota.

Planet Coaster PC

A nivel de gestión económica se queda algo corto en comparación con otros competidores

Hay un Modo Desafío que dota a la acción de determinada chispa, puesto que plantea retos más bastante difíciles de lo normal, mas al final, en estos instantes, la gracia de Planet Coaster reside sobre todo en su potente editor de contenidos y la enorme libertad que ofrece en el momento de edificar tu propio parque de atracciones. Si eres de los que goza con ello; si te apasiona crear escenarios de ensueño, diseñar montañas rusas súper originales o bien, simplemente, pasear por tu particular Disney World, entonces no encontrarás opción mejor. Merced al Modo Creación, que no pone límites económicos, y la presencia de los mods, acá tienes juego para rato. Uno que además de esto es singularmente bonito, pues cuesta no sonreír cuando ves a todos esos monigotes correr de aquí para allá con tanta alegría en su cara.

Planet Coaster PC
Planet Coaster

Piratas, un cuento de hadas, ciencia ficción, el Salvaje Oeste… ¡tú decides la temática! Y lo mejor es que día a día hay más opciones gracias a la comunidad Steam Taller.

Me encanta el colorido de los escenarios, el diseño de las atracciones, la belleza de las puestas de sol, lo bonito que se ve todo a la luz de la luna, la cantidad de objetos decorativos y, en general, la vida que se respira por el parque. Es algo mágico. Mezclarse con toda esa gente te hace sentir como un visitante más; como uno de esos pequeños que pasea feliz entre piratas y ogros. La inteligencia artificial de estos, por cierto, es bastante buena. Responden de forma verosímil al ambiente que les circunda y no es necesario asistir a las estadísticas del parque para saber si se lo están pasando bien o mal. ¡Su cara lo afirma todo! Otro pequeño gran detalle que denota el mimo y cariño con el que se ha creado este juego para videoconsolas, que hasta deja personalizar la música, la intensidad de las luces, la orografía del terreno y mil detalles más.

La optimización es otra de las virtudes del programa. Funciona realmente bien en una extensa variedad de equipos, aunque evidentemente, solo aquellos con un ordenador más potente podrán disfrutar de la experiencia en el nivel de calidad Ultra. Me entristece que Planet Coaster no innove más, o bien que no incluya opciones multijugador al lado de compartir contenidos, pero hacía tanto que no me lo pasaba tan bien con un juego de estas peculiaridades, ¡ya los echaba de menos!, que estas cosas, si bien afean el resultado, no lo distancian del notable. Pienso en el futuro que le aguarda con tantos jugadores volcados en crear nuevos contenidos y se me ilumina la cara.

Comentarios