Hitman – Análisis

318

El Agente cuarenta y siete ha dado la bienvenida a los formatos del siglo XXI con este Hitman y, sorteadas todas las polémicas sobre la elección de su formato, es el momento de juzgarlo con lo que es: Un juego para videoconsolas completo. En este análisis te contamos si el asesino más conocido de la historia reciente de los juegos sigue en forma, y qué tal ha resultado el experimento de IO Interactive.

Si eres un habitual de la saga Hitman es imposible que no tengas grabados a fuego en tu memoria muchos instantes imborrables que has vivido al lado del Agente cuarenta y siete. Con cimas tan culminantes como Blood Money, que llevó a sus puntos más altos el diseño de escenarios, hemos protagonizado momentos excelentes al lado de su protagonista, caminando a su lado con sus simbólicos andares, disfrazándonos como si de un camaleón se tratara y mostrando una fría crueldad con sus objetivos y una profesional compasión con el resto de personajes que habitan sus mundos. Pues al fin y al postre tanto como sabemos que los juegos de la serie tratan de estudiar los escenarios y de ser un profesional, puesto que nada te impide hacer una carnicería y matar a todo el mundo; mas no habría sitio para el orgullo del asesino profesional en hacerlo así.

Es bastante difícil explicar la satisfacción que se siente cuando uno haz el asesinato que tenía por encargo sin dejar pistas, testigos y, lo que es mejor, haciendo “que parezca un accidente”. Y hay muchos momentos de esa atroz brillantez en este Hitman 2016, que ha sido elaborado tal y como si la primera temporada de una serie se tratara, y que ya ha prometido unas segunda y tercera series de capítulos. Esperemos hayamos sorteado ya la polémica de, exactamente, su división en partes y su distribución digital en formato episódico pues en IO Interactive, siendo conscientes del espíritu clásico de muchos de sus entusiastas, asimismo se han asegurado de que ahora que están todas y cada una de las partes libres también se pueda adquirir como un juego completo, e inclusive presenta muy elegantes ediciones físicas para coleccionistas. Esto da al traste con la polémica de quienes querían malmeter. Si deseas presteza lo vas gozando poquito a poco, capítulo a capítulo; si deseas la experiencia completa lo adquieres todo de una vez ahora en noviembre. ¿Qué más da cómo hacerse con él cuando el resultado final es bueno?

Ya te lo advertía hace unos meses cuando se estrenó el prólogo y el primer episodio de Hitman. Aguardaríamos a que estuviera completo para el análisis y, por aquel entonces, te ofrecíamos apenas un pequeño

adelanto en forma de Gameplay Comentadode la experiencia de esos primeros acompases a fin de que te hicieses una idea si eras de los que no podías aguardar más y querías comprártelo. ¿El resolución? IO Interactive no engañaba cuando afirmaba que la adopción de un formato por capítulos le dejaría contar con un sano feedback por parte de los aficionados que utilizaría, y ha conseguido corregir las críticas y volcarse en las partes elogiadas para ofrecer una experiencia que ha sufrido un efecto de campana invertida en concepto de calidad (primer episodio, segundo y cierre formidables y los episodios tercero, cuarto y quinto algo más reservados), mas que capítulo a capítulo ha demostrado no quedarse de brazos cruzados. Las bases siguen siendo las del primer volumen, el del prólogo y el del escenario ambientado en París, mas el pulimentado de conceptos ha ido mostrando unos resultados muy, muy buenos.

Hitman análisis

Convertirse en un profesor del disfraz y usar apropiadamente nuestras armas y gadgets es clave para triunfar.

¿Por qué razón es esencial matizar esto? Por el hecho de que el núcleo duro de la jugabilidad de la saga no puede (ni debe) cambiar, y es que su mezcla de sigilo, exploración y estrategia es tan icónica que grandes modificaciones podrían llevar a la pérdida de su identidad. Es por este motivo que la franquicia ha ido avanzando hacia un “más grande y mejor” en vez de a registrar cambios bruscos a lo largo de más de quince años de vida como franquicia. Hay una diferencia, eso sí, entre los virajes de timón y el realizar tan pocos añadidos como en este episodio, algo que sí es criticable y que echamos en falta en este juego. Ese espíritu reduccionista es algo en contra de lo que yo me posiciono frecuentemente, sin embargo eso no desea decir que el tamaño no importe en un Hitman… Por el hecho de que lo hace, y mucho. No es casualidad que París fuera el escenario más modesto en lo que se refiere a dimensiones, siendo incluso de esta manera enorme, y que el sentido de la escala se fuera disparatando episodio a episodio. Cuanto más grande es su decorado, más posibilidades tácticas hay para enriquecer cada encargo, y en ese sentido la nueva entrega ha sido muy inteligente elaborando pequeñas guías gracias a las llamadas Ocasiones, uno de los escasos soplos de lozanía del conjunto.

Hitman PS4

La concepción de los seis capítulos como minimundos abiertos es brillante

Con ellas se trata de fomentar el prestar atención a todo lo que nos circunda, y sacar aún más partido a los escenarios. Podemos oír a un par de personas hablando y extraer pistas que nos sirvan, quizás hallemos algún documento con valiosa información o bien, por poner un último ejemplo, observemos alguna flaqueza que nos podría venir bien. Toda esta información se nos avisa y se almacena en el menú, y nos da muchas posibilidades que podemos proseguir o no para cumplir nuestros objetivos con algo que no quiero llamar ayudas, sino más bien para lo que creo que encaja mejor el concepto de pistas. La concepción de los 6 capítulos como minimundos abiertos es fundamental en este sentido, porque no hay una forma correcta de hacer las cosas… Cada fase tiene múltiples decenas de ellas, y en nuestra mano está el seleccionar cómo deseamos hacer las cosas, qué equipo queremos emplear y depende asimismo de nuestra habilidad el conseguir ejecutarlas adecuadamente.

Hitman
Hitman PS4

La grandiosidad de los escenarios es fundamental, mas cada uno de ellos además de esto tiene su personalidad artística.

Cuanto más observemos y más estudiemos cada uno de ellos de los decorados, más posibilidades tenemos de optimizar nuestro recorrido y en ese sentido Hitman es un juego distinto… Y es diferente en un sentido que no podía ser más positivo. Se desmarca por el hecho de que en estos tiempos verifico con horror que muchos apasionados quieren cuantificar las experiencias jugables en horas puras y duras: “dura seis horas, no me lo compro” en contraposición al “dura doscientos horas, me lo compro”. Podemos decir que Hitman dura entorno a 10-doce horas por establecer un término medio, porque sabiendo lo que podemos hacer cada escenario puede superarse en unos quince-veinte minutos, y explorándolos al límite y tratando de superar cada situación en todas las formas posibles podemos irnos a la friolera de cuatro o bien 5 horas para cada uno de ellos.

Claro que de el atractivo de la localización en cuestión dependerá cuánto tiempo invirtamos. En el momento en que nos enfrentamos a obras de tan delicioso diseño como la de París, la de Sapienza o el asombroso broche que ha supuesto el sexto episodio con el sofisticado Hokkaido vamos a gozar dando vueltas una y otra vez a sus intrincados diseños para tratar de optimar nuestros resultados, prosperar tiempos o bien descubrir distintas vías para cumplir con todos y cada uno de los objetivos. No en vano cada uno de los escenarios tiene al menos 2 asesinatos primordiales y muchas otras cosas que hacer y descubrir. No obstante no tan estimulantes son los de Colorado, Marrakech y Bangkok, que mantienen el tipo y tienen cosas bien interesantes como los mil ojos a sortear de la localización marroquí o bien el alucinante hotel de la ciudad tailandesa, pero que padecen en la comparación con la maestría que prueban el resto.

Hitman

Eso sí, sin importar un mínimo la calidad jugable cada uno de los capítulos tiene una personalidad muy marcada desde el punto de vista estético. La dirección artística ha venido siendo tradicionalmente uno de los puntos fuertes de IO Interactive, que se ha apoyado en la revisión del Glacier Engine para recrearlos. Esto supone que si bien la herramienta sigue flaqueando en aspectos como los modelos de los personajes o bien las animaciones robóticas de éstos, sí muestra una capacidad formidable para recrear entornos bellísimos, efectos de vídeo vistosísimos para la iluminación y, por supuesto, unas superficies de enorme tamaño.

Cada capítulo tiene una personalidad estética muy marcada

Y es que algo que el fan de Hitman valora es el exprimir cada uno de ellos de estos lugares enormes al límite, y en ese sentido el formato episódico ha dotado a cada uno de ellos de los lugares de un tiempo de espera de dos meses entre uno y otro que ha garantizado que se exploren hasta el más mínimo detalle durante esos espacios. A eso ha ayudado también la publicación de los Objetivos Resbaladizos, algo que considero un acierto en el formato episódico y que proponía asesinatos sin apenas pistas ni segundas oportunidades por tiempo limitado. Desgraciadamente todos y cada uno de los que ya han desaparecido no volverán, y la versión en formato físico del videojuego no los incluirá por la propia idiosincrasia fugaz de éstos.

Hitman PS4
Hitman

Los contratos, las muchas formas que hay de superar cada objetivo, el propio diseño de cada mapa… Si lo deseamos podemos pasar muchas horas con el nuevo Hitman.

También me ha semejado bien interesante de qué forma elabora IO Interactive ciertas modificaciones sutiles que aporta cada localización, pero que resultan refrescantes. En Hokkaido todo el tema de disfrazarse acaba teniendo una relevancia capital para poder ir mudando de zona, conque en lo que el resto de escenarios es una alternativa, como es la de cambiar de vestimenta, en éste es una obligación. En París es, seguramente, donde los NPC tengan una agenda de actividades y movimiento más atestada, lo que provoca que los distintos Contratos de asesinato (objetivos que no deben ver con el principal que aun mismos podemos crear para otros aficionados con una fácil herramienta) nos hagan observarles con más detalle para poder ejecutarles. Mientras que en Colorado, probablemente la ubicación más floja, el ambiente entero nos es hostil así que hay que estar siempre y en toda circunstancia con la guardia en alto.

Lamentablemente no siempre y en todo momento las cosas están en nuestras manos en este sentido. En ciertas ocasiones encontramos con algún error derivado de alguna deficiencia en el pulido del juego, con las que somos comprensivos a tenor de las dimensiones del producto, mas que puede dar al garete con toda nuestra táctica esmeradamente planteada. Esto, junto a la falta de innovación y al hecho de que la historia apenas avance en estos seis capítulos y nos deje a la espera de proseguir progresando en las 2 futuras temporadas, se cuentan entre las escasas quejas que se le pueden achacar en términos de diversión al título. Pero seguro que aun en eso coincidimos en que poca gente juega a Hitman por la historia.

Comentarios