Candle – Análisis

193

Su bello apartado artístico es lo primero que llama la atención pero no la única gran virtud que atesora Candle, un videojuego que tiene alma aventurera; la misma que la de grandes tradicionales como Another World. Palabras mayores, sí, que ejemplarizan perfectamente el enorme viaje en el que nos embarca el primer trabajo de Teku Studios. No podían haberse estrenado mejor. Análisis.

Hay algo heroico en el nacimiento de Candle, algo incluso romántico que, de alguna manera, consigue que todo aquel que prueba esta bella aventura de puzles caiga rendido a sus encantos. Es posible que sea uno de los juegos más bonitos y personales de los últimos años; de verdad, su apartado artístico es puro amor, por lo que muestra, que es maravilloso, como por el demencial trabajo que ha supuesto para sus creadores plasmar en pantalla toda esa magia pintando a mano, durante años, un fascinante mundo tribal en el que da gusto perderse. Hay pasión, un cariño infinito, en todas y cada una de las pinceladas que han dado color a esta obra del joven equipo de España Teku Studios; mas hay también ánima, corazón, a un nivel más profundo que va más allá de lo meramente estético.

“El arte de Candle no está presente sólo para hacer del juego algo bonito”, me comentaban sus responsables, “sino que está íntimamente ligado en lo jugable con la aventura”. Y es cierto. Muchos de los rompecabezas que plantea el juego para videoconsolas requieren de una atención singular a los escenarios. Hay que mirarlos, por bonitos, que lo son, pero también pues ocultan las pistas necesarias para resolver los acertijos que este título crea con tanto ingenio. En ocasiones se pasa de sutil y cuesta dar con la contestación a algunos de sus rompecabezas; os lo afirma alguien que ha saltado al vacío, a la agobiada, tratando de dar solución a alguno de ellos. Mas en líneas generales, la pura lógica impera en el fastuoso mundo salvaje que retrata esta desafiante aventura en la que el mínimo fallo se paga con la muerte. Tampoco es que duela mucho.

Por duro que sea el viaje en ocasiones, y este es un juego difícil, Candle se las arregla para que jamás falte una sonrisa en tu cara. Se inspira en grandes tradicionales de la talla de Another World o bien Flashback, y desde ahí no deja de crecer y sorprender a cada paso que das. Los primeros rompecabezas son sencillos: mueve una caja aquí, salta para allí, acciona ese interruptor… hasta el momento en que la cosa se dificulta, y además de todo eso, debes sortear contrincantes valiéndote del sigilo, recoger y conjuntar objetos, sortear trampas y obstáculos como si de un plataformas se tratase; por supuesto resolver puzles más sesudos, algunos muy originales y, sobre todo, explorar; investigar a fondo unos escenarios que aquí son los auténticos protagonistas de la acción.

Candle análisis

Que no os engañe la belleza de los escenarios; el mundo de Candle está lleno de trampas mortales… ¡con sus logros!

Es lo que más valoro de Candle; es lo que hace de esta una aventura superior a la media. Los rompecabezas, los desafíos que plantea, no se sienten ajenos a ese maravilloso planeta pintado con acuarelas que con tanta pasión exploramos. Forman parte de él; son una pieza más dentro de un complejo entramado de niveles que se relacionan entre sí, y con la propia historia que se narra, de una manera tan sutil, tan genial, que es bastante difícil no aplaudir a rabiar el trabajo de Teku Studios.

Candle PC

Está llena de instantes memorables, de situaciones con las que es difícil no emocionarse

Alguien te solicita algo y ese algo se halla en un sitio distante al que para acceder, ya antes debes sortear otras pruebas que precisan de objetos ocultos, eso es, en otro escenario. Suena a lío, sí, mas Candle propón su acción de forma tan inteligente, que nuestros avances se producen de forma natural, fluida, sin que la frustración nos invada en ningún momento. ¿Te has quedado bloqueado en alguna prueba? No pasa nada, puesto que siempre hay varias labores pendientes por acometer ya antes de resolver ese gran puzle definitivo con el que se cierra cada uno de ellos de los 3 actos que dan forma al juego para videoconsolas.

Candle

Una de las grandes virtudes del juego es que ofrece una gran pluralidad de rompecabezas que siempre y en toda circunstancia saben cómo sorprender.

La aventura está llena de momentos recordables, de situaciones con las que es bastante difícil no conmoverse. Escapar in extremis de un contrincante, sobrevivir a una trampa mortal, solucionar enigmas que parecían imposibles… una de las grandes virtudes de Candle es que siempre y en todo momento sabe cómo sorprenderte. Tal es la variedad de rompecabezas que presenta, tal es su ingenio y originalidad, que raras veces repetiréis las mismas acciones. En este sentido me chifla el empleo que se le ha dado a la enorme y única habilidad especial del joven Teku, el protagonista de la aventura. Porta en su mano una candela con la que puede prender fuego a determinados elementos del escenario, mas claro, la luz atrae la atención de los oponentes y, si hay agua de por medio, se puede apagar. Dar respuesta a estos problemas es, en ocasiones, tan divertido, que al final te quedas con ganas de más.

Candle PC

Un apartado artístico genuino y de gran belleza

Quieres más Teku, más puzles, más escenarios por explorar. Y eso que no hablamos de una aventura precisamente falta de contenidos. Completar el viaje, ir en busca del chamán de nuestra aldea, puede llevarnos entre diez y doce horas dependiendo de lo avispados que seamos. ¡Y menudo camino! Más allá de la preciosidad de los gráficos y de la genial banda sonora que nos acompaña, Candle también sorprende por la calidad de su razonamiento. A priori, la historia que cuenta no semeja la gran cosa; el típico cuento con un valiente héroe de por medio. Y no obstante todo mejora con el paso de las horas gracias a un enorme trasfondo argumental que tiene un irresistible toque oscuro, desolador, que le sienta de maravilla.

Candle

He echado en falta un desafío final más épico, más emocionante, en consonancia con todo cuanto rodea al último acto de la aventura. Es un espectáculo, audiovisual y jugable, por la forma en la que todos los elementos que hacen grande a Candle se entrecruzan de manera brillante; pero esa prueba final, el reto con el que te despides del juego, me ha sabido a poco. También hay ciertas imprecisiones con el sistema de control. No es algo grave, mas sí molesto en instantes puntuales de la partida, cuando Teku no responde totalmente bien a tus órdenes y acaba cayendo en las garras de los oponentes, o bien en lo más hondo de un abismo. En este sentido, es mejor jugar con mando que emplear el teclado y ratón, pues esta no es una aventura point & click; acá se controla al héroe como lo haríais en cualquier aventura de acción 2D.

Pequeños detalles que no ensombrecen el heroico trabajo efectuado por Teku Studios; un equipo con escasos recursos, sí, mas que va sobrado de pasión y amor por los juegos. Se aprecia en todos y cada uno de ellos de los elementos que hacen de esta una de las mejores y más creativas aventuras de los últimos tiempos. Singular mención, una vez más, a la hermosa música que acompaña al juego, con un tema final impresionante; y también al gran trabajo de doblaje al español a cargo de Pepe Mediavilla, al que sin duda conoceréis por ser la voz de Gandalf en las películas de El Señor de los Anillos.

Comentarios